Las barreras mentales por lo general perviven más que las de hormigón

La inclusión laboral de personas con discapacidad promueve un entorno de trabajo en el cual todos son tratados con dignidad y respeto, donde los talentos y habilidades de las diferentes personas son valorados.

Un espacio laboral inclusivo es aquel en el cual todos los empleados tienen igual acceso a las oportunidades y a los recursos.  Es un lugar en el que todos los empleados, independientemente de su edad, género, etnia, lenguaje o discapacidad, son mirados, escuchados y respetados por quienes los rodean.

Una empresa puede crear un lugar de trabajo más inclusivo primordialmente revisando actitudes y percepciones negativas acerca de la contratación de personas con discapacidad, creando culturas organizacionales abiertas a la diversidad.

Si ese paso ya se ha dado, es necesario avanzar con otras acciones para garantizar a las personas con discapacidad contratadas las herramientas necesarias para que tengan éxito en su desempeño laboral.

A veces (no siempre) una persona con discapacidad puede requerir una adaptación, apoyo o herramientas para ser capaz de llevar adelante el trabajo con efectividad o participar en programas de capacitación o desarrollo o incluso, hasta participar de las etapas de selección para acceder al empleo.  Esta adaptación o apoyo, si es provista por el empleador, se denomina ajuste razonable y  puede incluir adaptaciones físicas, cambios en el proceso de selección laboral, modificación de programas y procesos de trabajo o proveyendo o modificando equipamientos específicos, entre otras acciones posibles.

La mayoría de las personas con discapacidad no requieren ningún ajuste y para aquellos que sí lo requieren, este es mínimo o mucho más simple de lo que pensamos.  La necesidad de un ajuste razonable siempre depende del individuo, de la naturaleza de su limitación o disfunción, los requerimientos del entrenamiento o capacitación, el trabajo u otras actividades.  Por ello, es importante preguntar a la persona acerca de su particular necesidad y no basarse en presunciones acerca de lo que necesita o no necesita.

Algunos ejemplos de ajustes razonables pueden ser:

  • Proveer un intérprete de lengua de seña para personas sordas
  • Adquirir equipamiento o software, tales como headmouse, teclados adaptados, sintetizadores de voz para personas ciegas o  dispositivos aumentativos para personas de baja visión o audición
  • Ajustar o modificar mobiliario, como subir o bajar la silla para personas con movilidad reducida o problemas en la espalda
  • Adaptar las horas de trabajo, por ejemplo, para una persona con una condición médica que requiere descansos o realizarse prácticas médicas
  • Adaptar las herramientas o simplificar los procesos de trabajo
  • Asegurar que la información que circula en la empresa sea accesible para todos
  • Realizar modificaciones edilicias para eliminar barreras físicas.

Estas son acciones que deberán aplicarse para remediar lo existente.  Pero si estamos frente a un desarrollo nuevo,  podemos  asegurar que los entornos, procesos, bienes, productos y servicios, así como los objetos, instrumentos, herramientas y dispositivos  sean comprensibles y usables por todas las personas de la manera más segura, conveniente y natural posible,  aplicando los principios del Diseño Universal.  Este concepto se  refiere a un conjunto de principios intuitivos y lógicos que guían el diseño de productos, programas y servicios haciéndolos más equitativos, flexibles y fáciles de usar.  Originalmente fue desarrollado a partir de las necesidades de las personas con discapacidad, pero en los hechos genera beneficios para todos y,  al ser utilizable por todos, reduce la necesidad de ajustes individuales. Como podemos observar, todo comienza por bajar nuestras barreras mentales para dejar cabida al deseo de construir un mundo en el cual quepamos todos en igualdad de condiciones.

 

 

Susana Steyerer

Coordinadora del Programa Integral de Acompañamiento a Empresas para la inclusión laboral de personas con discapacidad.

 

 

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *