Trabajo, Discapacidad y Contexto COVID 19

Trabajo, Discapacidad y Contexto COVID 19

La OIT nos invita a reflexiona sobre contexto COVID-19. La pandemia y la crisis que genera son nuevas para todos y nos exigen actuar, interactuar y comunicarnos de formas diferentes a las que estamos acostumbrados. Sin embargo las desigualdades que aún persisten en el acceso a derechos básicos de las personas con discapacidad, pueden exacerbar su impacto. Existe el riesgo que las respuestas o soluciones que los distintos actores den a la crisis actual, provoquen que nuevamente queden rezagados los grupos más vulnerables, incluidas las personas con discapacidad. 5 puntos clave para enfrentar este riesgo son: 

  1. Brindar solucione de apoyo que promueven igualdad: por ejemplo, las políticas de homeoffice deben garantizar que todos los trabajadores con discapacidad, independientemente de su discapacidad, reciban los ajustes necesarios en casa, tal como tienen en su lugar de trabajo habitual. 
  2. Asegurar que la comunicación es accesible e inclusiva para las personas con discapacidad: todas las comunicaciones, ya sea las vinculadas al COVID 19 y las recomendaciones sobre medidas de prevención y seguridad en la salud, como relacionadas con novedades en la empresa y el proceso de trabajo propiamente dicho que debe realizarse, deben ser accesibles para todas las personas, independientemente de su condición de discapacidad. Es necesario asegurar tecnologías accesibles, el uso de lengua de señas, audio-descripciones, subtítulos en reuniones, así como sitios web accesibles. 
  3. Proporcionar protección social adecuada: la protección social es esencial para las personas con discapacidad para cubrir los costos adicionales relacionados con la discapacidad, que pueden verse incrementados debido al impacto de la crisis y garantizando la no interrupción de su sistema de apoyos. Las personas con discapacidad, especialmente las mujeres ya experimentan tasas de desempleo más altas, siendo ahora más necesario que nunca el diseño de medidas de protección social sensibles al género, y que permitan el ingreso, permanencia y desarrollo en el mercado de trabajo. 
  4. Garantizar los derechos laborales ahora y siempre: Son claves la efectiva aplicación de las normas laborales internacionales y la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad. El diálogo y la participación social, deben estar en el centro de los movimientos por los derechos para las personas con discapacidad y los movimientos de derechos laborales. Este diálogo entre múltiples actores -gobiernos, trabajadores organizaciones de empleadores y organizaciones de personas con discapacidad- puede generar múltiples soluciones que contemple la perspectiva de las personas con discapacidad. 
  5. Cambiar la narrativa: Para lograr todos los puntos anteriores, es fundamental que las personas con discapacidad participen como cocreadores de las respuestas ante el Contexto COVID 19, en calidad de usuarios y no como víctimas. Todas las crisis traen oportunidades y la oportunidad del momento es incluir a todos los grupos previamente vulnerables y marginados, incluidas las personas con discapacidad. Y esto debe hacerse aprovechando las experiencias acumuladas en inclusión y profundizando las alianzas entre organizaciones. 

Por último exhorta que es necesario ser audaces para avanzar en la justicia social e incluir efectivamente a personas con discapacidad, garantizando igualdad de oportunidades y trabajo decente. Ser innovadores y actuar juntos para atravesar la crisis COVID19 es un imperativo ahora y también lo será una vez que termine la crisis. 

Prof. Susana Steyerer. 

Mentorinc. Programa Integral de acompañamiento a empresas.

Compartir esta publicación