TIPS para crear una experiencia de Homeoffice que sea accesible para todos.

TIPS de homeoffice accesible para todos

TIPS para crear una experiencia de Homeoffice que sea accesible para todos.

Con las nuevas condiciones de trabajo remoto que nos impone el contexto COVID 19, todos estamos aprendiendo nuevas formas de trabajo y también qué es necesario para ser productivos y exitosos en nuestro desempeño desde nuestros hogares. Si consideramos cómo estamos interactuando virtualmente con nuestros colegas o colaboradores, no debemos olvidar el garantizar la accesibilidad universal, y así crear reuniones y experiencias virtuales para que todas las personas –incluidas las que tienen alguna condición de discapacidad- puedan participar de las mismas, logrando que todos tengan sentido de pertenencia y confianza para aportar plenamente al trabajo. Siempre decimos que la principal fuente de información para orientar cualquier decisión que involucre a las personas con discapacidad es preguntarles directamente a ellas qué necesitan. No obstante ello, hay algunas recomendaciones generales que conviene tener presentes cuando se tiene un equipo diverso: 

  1. Asegurar que todos los colaboradores tienen en sus hogares el equipo de trabajo requerido y todos los apoyos que habitualmente pueden estar disponibles en la oficina, pero no en el hogar. Esto implica: 
    • equipamiento tecnológico necesario (computadora, teclado, mouse, teléfono, auriculares, acceso a internet y software básicos o avanzados, como por ejemplo: recursos para subtitular información que se comparte hasta la instalación de programas de interpretación, 
    • requerimientos ergonómicos para configurar el lugar de trabajo (silla, escritorio, iluminación), 
    • provisión de suministros de oficina (impresora, tinta y papel)
    • provisión de opciones de comunicación accesibles: correo electrónico, redes sociales, mensajes de texto, plataformas de chat o videoconferencias, videollamadas, etc. 
    • También incluye asegurarnos que el colaborador dispone de las competencias necesarias para realizar los procesos de trabajo que ahora se realizan virtualmente y brindar soporte de TI y capacitaciones en caso de requerirse. 
  2. Asegurar la inclusión de todos en las reuniones. El trabajo remoto depende en gran medida de reuniones virtuales, por lo que elegir una plataforma que permita el subtitulado en línea, pedir a todos los participantes que enciendan su cámara de video y proponer un moderador para las interacciones es beneficioso para las personas que leen los labios y evitará simultáneamente que las personas hablen entre sí. También, prestar atención a los mensajes en el chat, tomando en cuenta los aportes de personas que no se sienten cómodas hablando en una videollamada y preguntar si quedan dudas antes de finalizar la sesión para asegurar que comprensión de todos. Por último,  grabar las sesiones puede ser una forma de acceder nuevamente a la información trabajada en caso de ser necesario. 
  3. Tener en cuenta a las personas con discapacidad auditiva o visual cuando se envían o comparten materiales en reuniones virtuales, incluyendo en las presentaciones audiodescripciones en caso de incluir imágenes o videos, los que también deben contar con subtítulos. 
  4. El trabajo remoto implica numerosos desafíos emocionales, por lo que se impone una comunicación con cada persona más cercana y sistemática. En relación a los colaboradores con discapacidad es quizás más importante aún esa comunicación, minimizando situaciones de mayor vulnerabilidad que algunas personas con discapacidad experimentan en el contexto de aislamiento social y preventivo vigente, como por ejemplo el acceso a prestaciones de salud o la realización de todo tipo de trámites virtuales. 
  5. Todos trabajamos y aprendemos de manera diferente y el contexto COVID 19 nos ofrece una excelente posibilidad de profundizar nuestra comprensión y aceptación de esta realidad. Respetar las diferentes velocidades con las que se responde a los cambios y nuevos desafíos y brindar apoyos específicos cuando sea contingente siempre es recomendable. 

Prof. Susana Steyerer
Coordinadora de Programas de inclusión laboral de personas con discapacidad

Compartir esta publicación